Todo el cine y la producción audiovisual argentina en un solo sitio

DIRECCION EJECUTIVA: JULIA MONTESORO

Natalia Smirnoff asesora el Taller de Perspectiva de GéneroDAC: «Es muy potente la reflexión en torno a la mirada de género»

Natalia Smirnoff es asesora de guion del Taller con Perspectiva de Género que realiza la Comisión de Género de DAC. Se trata de un taller para proyectos dirigidos y producidos por mujeres que no hayan comenzado el rodaje. Después de hacer una serie de ocho proyectos en el primer semestre del año, en julio comenzó la segunda serie, con otros ocho. Se llevan a cabo cuatro encuentros durante julio, hay un mes de descanso para reescritura de guion y se retoma la actividad en septiembre.

-¿Cuál es la característica saliente que tiene este taller?

Está planteado para que todas participen, con lo cual hay ocho miradas sobre cada proyecto. Y eso genera una perspectiva muy profunda en cuanto al crecimiento posible del proyecto. Puedo tener bastante experiencia en tutorías, pero no es lo mismo cuando se pueden integrar otras miradas. Esto permite mejorar muchos aspectos. Yo trato de aportar mi experiencia y de conducir, para poder profundizar más.

-¿Cuál es la consulta o la inquietud que más se repite?

No hay una en particular, porque tratamos de tomar a cada proyecto en su individualidad., y de ver sus fortalezas. Además, están en distintas instancias de desarrollo. Algunos de esos proyectos están casi listos para filmar, mientras otros recién se iniciaron y llegaron corriendo especialmente para este taller. La gama de propuestas es bastante diversa.

Pero sí es muy potente, y muy interesante, la reflexión que se genera en torno al género. Y no sé si era conciente de ello antes de empezar el taller. Hablamos sobre el tema y vamos a seguir tratándolo, en un momento bastante troncal: en los últimos años se ha vivido una movida muy fuerte, y no porque no se viniera haciendo desde hace mucho tiempo, sino porque se sumaron muchas más.

-¿Cómo incide el taller en el tratamiento de la perspectiva de género?

Tratando de sacar lo que son las ideas vacías, sin particularidades. Cada proyecto busca tener una metáfora distinta y no quedarse en la teoría o en el panfleto. Para aportar algo que está vivo, y que no es una conclusión de nada, sino una hipótesis viviente de una perspectiva. Muchos son cuestionadores, intrigantes; algunos son más incómodos que otros, otros están más posicionados políticamente, con una postura más determinada. Hasta tienen protagonistas hombres, inclusive (risas).

Es muy interesante ver crecer estos 16 proyectos. Y proyectar lo que va a pasar con esto, cómo va a ir creciendo con los años. Todo proyecto que recibe amor, crece. Eso me resulta bastante emocionante.

-Además es una instancia interesante para cualquier realizadora. Hay pocas posibilidades de plantear el desarrollo de un proyecto.

Muy pocas. Es muy difícil. Recién hace muy pocos años el INCAA implementó estos concursos de desarrollo. Y no hay nada más. A mí me costó mucho la asistencia de desarrollo. Tuve un crecimiento muy fuerte cuando hice el laboratorio de Toscana Sundance para Rompecabezas. Lo mismo me pasó con El cerrajero en el Taller Latinoamericano de Guiones de La Habana. El guion es la base de los problemas del cine. En la medida que crezca el desarrollo previo, crecerá el proyecto. Se entiende el sentido, el rumbo, sabés por dónde vas a navegar. Si la base está bien, es muy difícil que te vaya mal en el rodaje.

-A juzgar por la experiencia, por tu interacción con las ocho mujeres, ¿cómo evaluás las posibilidades de que puedan concretar esos proyectos?

No hay una tasa de realización: hacer cine es complejo y agotador, y siempre están cambiando las reglas de juego. Más allá de la capacidad de los proyectos, también es cuestión de suerte. Pero en la medida en que existen estas instancias de desarrollo, tiene muchas más chances de concretarse.

Julia Montesoro

Read Previous

Retrospectiva de Mercedes Farriols en línea, del 5 al 20 de julio

Read Next

Concurso para jóvenes artistas de fotografía y video