Todo el cine y la producción audiovisual argentina en un solo sitio

DIRECCION EJECUTIVA: JULIA MONTESORO

Ciclo de Cine Federal con Tonada: desde el 30 de noviembre, gratis y online

Ocho largometrajes realizados en distintas ciudades del país forman parte de la primera edición del Ciclo de Cine Federal con tonada, que se llevará a cabo del lunes 30 de noviembre al viernes 11 de diciembre en forma gratuita y online, en el Cine Virtual de Puentes de Cine de la Comisión Federal de la Asociación de Directoxs de Cine PCI. Además se realizarán dos conversatorios: el miércoles 2 de diciembre a las 20.30hs. tratará sobre las cuatro ficciones y estará coordinado por Julia Montesoro (directora ejecutiva de GPS Audiovisual) y el miércoles 9, a la misma hora, nucleará los cuatro documentales y estará coordinado por Roger Koza

Las películas seleccionadas son Una semana solos, de Celina Murga; La casa de Argüello, de Valentina Llorens; Nosilatiaj. La belleza, de Daniela Seggiaro; Un gauchito Gil, de Joaquin Pedretti; Encandilan luces, de Alejandro Gallo Bermúdez; Canela, de Cecilia del Valle; Aire, de Arturo Castro Godoy y El huevo del dinosaurio, de Josefina Recio.

Estas son las ocho películas que se van a exhibir:

Una semana solos, de Celina Murga

Marcada por la impronta de la ciudad-puerto que mira hacia el Atlántico, Murga nos muestra los efectos del proceso de globalización en un grupo de adolescentes. Y en efecto, donde transcurre la acción es un tipo de urbanización cerrada que denominamos con la voz anglosajona country, un barrio privado que tuvo su mayor desarrollo en la década del ochenta cuyo origen es británico y norteamericano.

Aislados en esta ciudad-cerrada y en ausencia de sus padres (es decir, no hay tierra ni filiación parental) el grupo de adolescentes pareciera estar atrapado en un una red de elementos culturales de diversa procedencia, entre la cultura pop, las pantallas de televisión, el cable, los videojuegos y los sonidos de los ringtones en los teléfonos. El español neutro de los canales especializados en naturaleza y vida silvestre, las canciones en inglés como “It’s not the way I like it” de Bluevox, la música brasileña, la italiana con “Invisibile (per te)”, etc. Es decir, una serie de voces importadas que parecieran darle forma al decir de quienes están todavía en plena etapa formativa.

La casa de Arguello, de Valentina Llorens

“Hay cosas que son difíciles de transmitir, cualquier lenguaje queda chiquitito”, dice la abuela de Valentina Llorens en La Casa de Argüello, donde la cineasta busca a través de la palabra, de la narración verbal, explicar su pasado, su historia. Y en la ceremonia en que despiden los restos de sus tíos, todos hablan, menos Fátima. La palabra de su madre se vuelve necesaria, descubre Llorens en pleno proceso de realización de su documental y de manera excepcional, al encontrarse con su madre, sólo registra el sonido de su habla acompañado de veladuras de película fílmica, como símbolo de su memoria. Y en la entonación que se oye en su familia al hablar también suenan las heridas del exilio y los efectos de los años más tristes de nuestra historia moderna.

Nosilatiaj. La belleza, de Daniela Seggiaro

Los giros filológicos de la lengua tienen en la tradición oral un hilo conductor generación tras generación. Nosilatiaj está estructurada por el relato de Yolanda en su lengua nativa Wichi Lhämtes que concluye con un elocuente “nuestro idioma”. Daniela Seggiaro decide justamente nombrar al film en esa misma lengua. Pero ella es criada en una familia criolla del chaco salteño, lo que configura el conflicto central de la película. Yolanda crece entre zambas carperas, cuecas norteñas y la palabra de Dios, el ritual de la misa cristiana. La tonada, dice también Ricardo Rojas, provienen del castizo y las distintas lenguas nativas.

Un gauchito Gil, de Joaquin Pedretti

Las canciones son otra influencia de la musicalidad en la entonación y el chamamé “En tu ventana” de Roberto Ferradas Campos y Del Tránsito Cocomarola es pieza clave en Un Gauchito Gil. Pedretti filma con destreza la historia basada en narraciones orales de oriundos del lugar sobre esta figura de devoción popular, entre la que se mezclan la dimensión sonora de la naturaleza, el mito, las ceremonias paganas y la poesía del correntino Francisco Madariaga. Y este entramado sonoro luce las tonadas litoraleñas, entre el guaraní, los habitantes nativos de los esteros, la actuación de personas de Misiones y Corrientes y la del formoseño Jorge Román.

Encandilan luces, de Alejandro Gallo Bermúdez

El mito popular del Gauchito Gil y el chamamé, también forman parte del film Encandilan luces de Alejandro Gallo Bermúdez. La reinvención musical del chamamé en su forma psicodélica espacial, futurista, mezcla de rock y chamamé o chipadelia como gustan en llamar, tiene su continuidad en otras generaciones influenciadas bajo el giro de este género musical. El chamamé “es la identidad del correntino” dice un testimonio de los entrevistados para este documental sobre el inclasificable grupo “Los síquicos litoraleños”.

Canela, de Cecilia del Valle

Frente a la selva correntina las edificaciones de la ciudad de Rosario funcionan como contrapunto. Canela, el film de Cecilia del Valle, retrata a una rosarina cuyo nombre le da título a la película y que asimismo conlleva el valor del significante atento a que la película tiene como tema la identidad de género; sobresale la escena en que Canela exhibe con alegría su nuevo DNI. La reflexión sobre la identidad se traslada de lo individual a lo universal: ¿Qué es lo que necesitan los rosarinos? ¿Necesitan un edificio de cuarenta pisos frente al río? Se pregunta la protagonista dando clases sobre arquitectura. Profesional de la construcción, Canela pone en valor la palabra y el decir, no sólo en los diálogos con sus hijos o con un amor de antaño, sino especialmente en los encuentros con su psicóloga, único momento en que vemos a Canela quebrarse.

Aire, de Arturo Castro Godoy

Lucía, en Aire, de Arturo Castro Godoy, es madre de un chico con Asperger y afronta incansables contratiempos y peripecias para poder estar al lado suyo luego de que su hijo sufriera un accidente en el jardín y fuera trasladado a un hospital. Interpretada por Julieta Zylberberg, su tonada porteña contrasta con la voz de los personajes secundarios mayormente santafesinos y rosarinos. Fue filmada íntegramente en Santa Fe y contó con un equipo conformado por personas de Córdoba, Buenos Aires, Rosario y Santa Fe. Bernardo Canal-Feijoo, señaló en Teoría de la ciudad argentina, que las distancias geográficas de nuestro país tienen un correlato con las distancias tonales que se observan en las regiones.

El huevo del dinosaurio, de Josefina Recio

Lo único que pervive en nuestros días como testimonio de la génesis de las ciudades y provincias argentinas son las tonadas. En ellas encontramos índices de influjos comechingones en Córdoba o gününa yajüch en la Provincia de Buenos Aires, por ejemplo Bahía Blanca. Es en esta ciudad donde Josefina Recio retrata con plasticidad y poesía al grupo “Los Chopen”, artistas visuales surgidos de un taller creado por su madre. El huevo del dinosaurio es, ante todo, un film sobre la mirada y su directora nos enseña a ver con perspectivas diferentes el universo simbólico de quienes pintan. La palabra completa el retrato con humanismo y si bien son escasas, son memorables las escenas en que se formulan preguntas esenciales y diálogos llenos de toda sensibilidad.

La Asociación de Directorxs de Cine PCI ha participado activamente del proceso de federalización de la cinematografía argentina en los últimos 20 años, promoviendo el trabajo mancomunado con asociaciones provinciales, con el INCAA, junto a su Presidencia, el Consejo Asesor y su Asamblea Federal. Especialmente el interés por la federalización del cine se ve reflejado en la gran cantidad de capacitaciones que realizaron sus miembros en todo el país, los premios entregados en festivales nacionales, el estímulo a la sanción de leyes de cine provinciales, la creación del Programa MaPa Federal de tutorías para proyectos de ópera prima, entre otros.

Y, por supuesto, también es algo que puede verse al revisar la filmografía de quienes integran PCI. Puede verse pero sobre todo puede oírse: la musicalidad en la pronunciación de los personajes al hablar, aquello que llamamos tonada. El acento regional “es el producto de la tradición hispano-indígena, el canto de la emoción geográfica, el acento genuino del hijo de la tierra”, escribía Ricardo Rojas en ‘Las Provincias’.

El Ciclo de Cine Federal es una buena oportunidad para oírlas y conocer la importante participación que tienen miembros de PCI en todas las provincias argentinas.

Foto principal: Canela.

Read Previous

Alianza BAFICI-Mar del Plata: presentan «Inmortal» y «El país de las últimas cosas» gratis, al aire libre y con público

Read Next

Julia Kratje y Marcela Visconti: «María Luisa Bemberg fue fundamental para el cine y el feminismo»