Todo el cine y la producción audiovisual argentina en un solo sitio

DIRECCION EJECUTIVA: JULIA MONTESORO

La ola verde inundó San Sebastián con un grito: que sea ley

La ola verde desbordó el 67° Festival de Cine de San Sebastián el martes 24. Por un lado se proyectó Que sea ley (La ola verde, en Espapañ), el documental de Juan Solanas que narra la lucha por la legalización del aborto en Argentina, y que participa fuera de concurso en la sección Horizontes Latinos.

Antes, buena parte de los equipos de las películas programadas en esta edición poblaron las escaleras del Kursaal, donde se realizó el pañuelazo verde impulsado por el propio festival, que así se sumó a la reivindicación de la aprobación de la ley del aborto en nuestro país, tal como sucediera meses atrás en Cannes, cuando exhibieron este film argentino, coproducido por Uruguay y Francia.

El realizador Juan Solanas, la actriz y militante feminista Muriel Santa Ana –una de las voces que ofrece su testimonio en este conmovedor documental-, y el director del Festival de San Sebastián, José Luis Rebordinos -quien propició esta iniciativa-, encabezaron la pequeña manifestación, que también contó en primera fila con Mercedes Morán, integrante del jurado de la competencia oficial.

También participaron Érica Rivas, protagonista de Los sonámbulos, junto a la directora del film, Paula Hernández y uno de sus productores, Juan Pablo Miller, y además la joven realizadora Ana García Blaya, que aquí estrena la ópera prima Las buenas intenciones, entre los cineastas, intérpretes, jurados e integrantes del comité de dirección y selección del festival que se sumaron a lo que constituyó el acontecimiento del día.

Una hora después, en la gala de presentación de Que sea ley, ante una sala colmada, todo fue pura emoción. El público aplaudió durante varios minutos a Juan Solanas y Muriel Santa Ana ni bien concluyó la función, a la que muchas mujeres asistieron con el emblemático pañuelo verde, ícono de la campaña por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito en Argentina.

Solanas le confesó a GPS audiovisual: “me emocioné muchísimo. Fue muy lindo. Muy luminoso todo. Hubo aplausos infinitos en la sala, y después, al  salir, más aplausos. Y feministas en la calle. La película está hecha para ayudar a una causa, como un vector de propagación, de ayuda, de trasmitir un mensaje. Y cuando esto ocurre, uno siente que la película está cumpliendo su cometido. Así que estoy muy contento. Porque la verdad que fue muy emocionante. No pude no llorar… Esos abrazos de mujeres de otro continente, igual de conmovidas, igual de solidarias, fue muy lindo”.  

El cineasta regresa el jueves 27 a la Argentina, para ultimar detalles del estreno, de Que sea ley, programado para el 3 de octubre.

Muriel Santa Ana, al subir a presentar la película, expresó: “Muchas gracias por estar acá y por interesarse por esta película, que lleva como título el grito de la mayoría de las mujeres de mi país (emocionada, hizo una pausa y el público la aplaudió). Yo soy de Argentina, donde muchas mujeres mueren día a día por abortos ilegales y clandestinos. Hace seis meses, sin ir más lejos, una niña de once años, en la provincia de Tucumán, fue obligada a parir, violada por su abuelastro. El Estado argentino la abandonó, la condenó a parir. El sistema de salud estatal le negó su derecho. Porque en Argentina, existe una ley desde 1921, donde el aborto, en determinadas circunstancias es legal. Como por ejemplo, en un caso de violación. Hace más de veinte años, cada comienzo del ciclo legislativo, la campaña nacional por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito, presenta un proyecto de ley para despenalizar y legalizar el aborto. Quienes peleamos por este derecho, queremos que el aborto sea irrestricto y que todas las mujeres y personas con capacidad de gestar, puedan acceder a ese derecho en condiciones de salubridad y legalidad. Porque entendemos que legalizar no es obligar. Y entendemos que las mujeres no podemos elegir entre la cárcel o la muerte. Que sea ley. Aborto legal ya (interrumpe emocionada, mientras la aplauden), en la Argentina y en Latinoamérica”. (Solanas y el público, la aplauden varios minutos).

Luego de la proyección, aun conmovida, completó: “Es un verdadero honor poder acompañar y tener un lugar en este documental, poder sentirme parte del movimiento de mujeres argentino. La repercusión fue increíble. El director del festival, José Luis Rebordinos, se puso al hombro la causa, organizó un pañuelazo histórico. Por suerte estuvimos juntas con Mercedes Morán. Quedé con la voz afectada y mucha emoción. Es que es muy importante este tipo de gestos a nivel internacional. Para nuestra lucha, y para tender puentes, y fortalecernos entre todos los colectivos feministas”. 

Julia Montesoro (desde San Sebastián)

Julia Montesoro

Read Previous

«La odisea de los giles», seleccionada para representar a la Argentina en los Oscar

Read Next

Andrés Di Tella presentó «Ficción privada»: «La historia empezó al encontrar unas fotos anónimas»

Most Popular