Noticias de un encuentro

Aída Bortnik y Gabriel García Márquez
Aída Bortnik y Gabriel García Márquez

“Para mí, Gabriel, eres un dios, y ya sabes que no creo demasiado. Pero dioses de verdad hay dos: uno era Shakespeare y tú eres otro”, dijo Aída Bortnik. “No me digas eso porque me lo creo y luego ¡quién me aguanta!”, respondió García Márquez, abrazándola. El encuentro fue hace cinco años, en México, a raíz de un proyecto finalmente trunco, la versión cinematográfica de Noticias de un secuestro.

Poco después, en su departamento del barrio de Once, y con las fotos de aquélla cumbre sobre su escritorio, Bortnik me concedió una entrevista, generosa en detalles, que hoy rescato del archivo, para evocar a estos dos notables autores y su vínculo cinematográfico:

Por Julia Montesoro

Aída Bortnik confiesa “¡hasta mi corazón temblaba!”, refiriéndose al día que Gabriel García Márquez le dijo “necesito un año de tu vida”. Dos décadas después de aquél encuentro “finalmente, se cumplió el deseo-mandato”, cuenta la dramaturga tras un reciente viaje a México, donde volvió a reunirse con el autor colombiano, cuyo libro, Noticias de un secuestro, es la base del guión que Bortnik escribió y para uno de cuyos protagónicos está convocada Salma Hayek.

“Hace 20 años, cuando García Márquez me dijo de hacer algo, yo no podía creerlo –rememora la guionista-. Luego, 10 años atrás, vino a Buenos Aires el productor mexicano Epigmenio Ibarra, para proponerme un proyecto, que finalmente no se hizo. Pero él viajó intermitentemente, con otros intentos. Hasta que hace 5 años, vino con la propuesta de hacer esta película”. Tras prolongadas negociaciones, los productores del film (la empresa local Costa Films, la mexicana Argos Cine, la española Filmax y la Cadena Caracol, de Colombia) obtuvieron los derechos de la obra, publicada en 1996. Y Bortnik comenzó a trabajar en la versión cinematográfica de esta historia, sobre un grupo de periodistas colombianos secuestrados –en 1990- por el narcotraficante Pablo Escobar, jefe del cártel de Medellín. “Investigué y leí mucho. Sobre el caso y acerca de Colombia: las costumbres, la manera de hablar de la gente, su forma de ser –cuenta Bortnik, quien nunca estuvo en ese país-. En la película hay todo tipo de personajes. Y además, el poder. La lucha de poder entre el presidente César Gaviria y Pablo Escobar, que dirigía el tema de los extraditables (querían una ley que dijera explícitamente que no se iba a extraditar). Gaviría recibía mucha presión de los norteamericanos –con cierto agrado, quizás-, pero como bien decía Escobar, no podía dejar contento a los norteamericanos y con rabia a los colombianos. Y la gente estaba harta de esa guerra terrible, de los atentados”.

Además de Salma Hayek (personificará a la periodista colombiana Maruja Pachón de Villamizar, una de las secuestradas) se mencionan figuras como Javier Bardem, Benicio del Toro y Victoria Abril  para otros protagónicos de la película, que filmará desde octubre próximo el director mexicano Pedro Pablo Ibarra en locaciones de su país y de Colombia, con un presupuesto de 6,5 millones de dólares.

El guión escrito por Bortnik está inspirado en el relato de García Márquez, y centrado en la relación afectiva de dos personajes (uno de los cuales es la periodista interpretada por Salma Hayek). La estructura, señala Bortnik, es una historia de amor: “Los enamorados no se ven en toda la película. Porque a ella la secuestran cuando va a su casa. Y él se pasa todo el film empujando al poder político, para que se resuelva con un decreto este asunto con los extraditables; y tratando de comunicarse con Escobar, para el rescate de la mujer. Ellos se amaban y se conocían de tal forma, que casi adivinaba cada uno lo que estaría pasando el otro. Me gustó mucho esa historia de amor, y armar  entonces la estructura para contarla en el contexto de aquéllos hechos. La otra historia que interfiere, es la política, entre Escobar y el presidente César Gaviria”.

En opinión de la guionista, la trasposición de Noticias de un secuestro a la pantalla grande implica, de cierto modo una adaptación: “porque no se puede hacer en cine un relato periodístico ó una novela –explica Bortnik-. Son  lenguajes diferentes. Y tienen leyes completamente distintas para comunicarse con el lector o con el espectador. Entonces, es apasionante poder pasar de un lenguaje, de un estilo, de una estructura, a la otra. Y yo lo hice con libertad. Con enorme respeto y gran admiración, pero con mucha libertad”.

Con la satisfacción de la tarea cumplida, dice Bortnik: “Estuve trabajando en el guión un año, tal cual me solicitó García Márquez. Y lo hice con mucha felicidad, porque me encantaba el tema y los desafíos que tiene. Me interesó porque es una historia de sentimientos y a la vez, es una historia política, latinoamericana. Que pone de relieve lo que tiene que hacer para sobrevivir, una casi democracia, en Latinoamérica”.

Invitada por el festival de cine de Guadalajara para dictar un taller de guión, Bortnik además estuvo en un homenaje que recibió García Márquez, quien hasta ese momento y por decisión de su amigo y productor de la película, tuvo que resignarse “a no leer ni un borrador”, según apunta con cierto humor Bortnik, que volvió a encontrarse con su “admirado” Gabo después de un par de años. “Nos hemos visto y conversado en muchas oportunidades, una de ellas, durante la filmación de Gringo viejo”, apunta la guionista del film de Luis Puenzo, que demandó numerosas jornadas de rodaje en México. En ese país y durante una cálida reunión, hace poco Bortnik entregó formalmente a García Márquez el guión de Noticias de un secuestro. “Para mí, Gabriel, eres un dios, y ya sabes que no creo demasiado. Pero dioses de verdad hay dos: uno era Shakespeare y tú eres otro”, comentó emocionada ella. “No me digas eso porque me lo creo y luego ¡quién me aguanta!”, dijo el escritor, abrazándola. En octubre, la versión de la novela del colombiano creada por Bortnik, se irá convirtiendo en imágenes. El resultado final, se conocerá el año próximo.

gpsaudio

Read Previous

INCAA TV lanzó su programación 2014

Read Next

Pantallas argentinas – La Nación, 21/4/14