Todo el cine y la producción audiovisual argentina en un solo sitio

DIRECCION EJECUTIVA: JULIA MONTESORO

Victoria Chaya Miranda estrena «Lo habrás imaginado»: «El desafío fue hablar de pedofilia sin golpes bajos»

El jueves 16 de abril se estrena en línea Lo habrás imaginado, de Victoria Chaya Miranda, policial negro acerca del doloroso tema de la trata de niños. La batalla entre la Justicia y el poder que propone la película permite inferir que el tópico, muchas veces invisibilizado, es un poderoso negocio internacional con demasiados cómplices.

Los roles centrales están a cargo de Diana Lamas, Carlos Portaluppi, Osmar Núñez, Mario Pasik, María Ibarreta, Germán de Silva, Esteban Prol y Gustavo Pardi.

Victoria Chaya Miranda dialogó con GPS audiovisual acerca de Lo habrás imaginado.

-Según tus palabras, Lo habrás imaginado es la película que más anhelaste hacer, y al mismo tiempo la considerás “un gran acto de valentía”. ¿Es tu película más personal? ¿En qué términos y por qué?

Es la película más compleja que hice, por la temática por los recursos técnicos, por los riesgos asumidos desde ciertas decisiones estéticas y por el compromiso emocional que tengo con la temática de la trata de niños y política argentina.

Es difícil afirmar que es mi película más personal; creo que es la más riesgosa, porque quien sepa de historia política argentina verá reflejados a personajes que todos conocemos del mundo empresarial y político, de los noventa, por ejemplo… Detrás de esta película hay una investigación muy exhaustiva de lo que estoy contando, basada en hechos reales. Basarme en hechos tan reales y hacer una ficción de tan alto voltaje, rompe las fronteras entre la realidad y la ficción. Es duro internamente.

-¿En qué momento decidiste que ibas a narrar la historia en el contexto de un policial negro?

El género es mi terreno de disfrute. Eso siento, desde la acción en Los pibes del puente, desde el thriller en A oscuras y desde el policial en este caso. Me gusta ese terreno, me gusta desafiar los prejuicios, ya que el género es un espacio generalmente ocupado, reservado y visibilizado para los varones. Meterme en los géneros que me gustan desde mi lugar de mujer es un acto de irreverencia y rebeldía también. La decisión de contar desde el policial vino desde el guion. Desde el principio tuve claro que la pedofilia se iba a tocar desde el punto de vista de una investigación de los servicios secretos que trabajan de manera paralela al estado. Ese mundo te lleva al género indefectiblemente.

-¿Esa elección te posibilitó abordar el tema de la trata de menores y los abusos intrafamiliares desde una perspectiva distinta?

Creo que sí. El gran desafío era: ¿cómo contar este doloroso tema y no dar golpes bajos, cómo hablar de la pedofilia y no hacer apología de ella? Es peligroso el tema. El género posibilitó que el espectador se convierta en un investigador o en una investigadora más, que en ocasiones hasta tiene más información que los personajes. Creo que ese punto de vista hace que la película sea veloz.

-Cuando te definís como una “comunicadora política”, ¿estás haciendo referencia a lo que para vos significa ser cineasta o a una vocación oculta?

Ser cineasta es ser una comunicadora política con una gran responsabilidad ante la sociedad y el espectador. No salgo a hacer una película o un producto si no estoy segura de que voy a dejar todo en esa realización, no salgo a generar ningún producto audiovisual para zafar. Prefiero dar pasos audiovisuales intensos, y responsables, porque sé que tengo un lugar muy privilegiado al vivir de lo que me gusta. También en las ocasiones que recibo un subsidio del Estado. Entonces me comprometo con cada contenido de manera íntegra. La síntesis sería que cueste lo que cueste, lo personal es político.

-¿Qué descubriste sobre vos misma al hacer esta película?

Que puedo hacer cine de calidad con o sin presupuesto, porque la relación interna que tengo entre mis oficios de producción y dirección me permiten no perder de vista el principio de realidad sobre el que se basa mi trabajo y las condiciones creativas posibles. Me di cuenta también de qué cine quiero hacer y qué cine no quiero hacer.

-¿Cómo vivís la experiencia de tener que estrenar tu película en tiempos de cuarentena y salas cerradas?

Es fuertísimo: jamás imagine que estrenaría así. Aun tenemos poderosos planes de distribución en relación al estreno comercial en salas, pero será mucho más adelante. Con la cuarentena,  padecemos la incertidumbre absoluta todes los realizadores. Creo que es importante en este momento lanzar la peli on line y entregarla a el/la espectador/a. Esta cuarentena nos somete al aquí y ahora, a repensar nuestras políticas de distribución, exhibición y financiamiento. Yo aprovecharía esa oportunidad para repensar alternativas: la tecnología hace años que nos hizo cambiar de formatos, de pantallas, de tipos de contenidos y hasta hemos cambiado como espectadores y espectadoras.  Sin embargo, la comercialización de nuestros productos no está a la altura de lo que el espectador -como sujeto hambriento de contenido y reflexión- y la industria audiovisual necesita. Debemos renovarnos.

Julia Montesoro

Julia Montesoro

Read Previous

Programas e incentivos de asistencia a los sectores culturales frente a la emergencia

Read Next

Tráiler de «Casi feliz», la serie que Sebastián Wainrach estrena el 1 de mayo

Most Popular