Todo el cine y la producción audiovisual argentina en un solo sitio

DIRECCION EJECUTIVA: JULIA MONTESORO

Diana Frey hace el balance del Festival de las Alturas: «Salió todo perfecto y nos planteamos la posibilidad de ampliar la propuesta»

Diana Frey es la productora ejecutiva del Festival Internacional de Cine de las Alturas, cuya séptima edición concluyó el pasado 10 de octubre con lo mejor del cine andino. La muestra presentó 80 producciones y una veintena de actividades especiales, con entrada libre y gratuita y abierto a los países andinos a través de su plataforma, lo que reafirmó su espacio como evento fundamental en la región.

-¿Qué balance hacés de esta primera edición del festival en modo mixto, con el público en las salas y al mismo tiempo con una edición online a nivel internacional?

En 2020 tuvimos la buena idea de hacer el festival online. Podíamos no haber hecho nada, porque el panorama era muy complejo y al mismo tiempo vimos que una gran cantidad de festivales no pudieron hacer sus ediciones. Pero pudimos mantenernos en pie. Eso nos dio el impulso y la experiencia para hacer un festival mixto este año. Nos jugamos a este formato con sus pros y sus contras y nuestro ideal es que siga siendo así, porque permite que las proyecciones se vean en los siete países andinos al mismo tiempo que se exhiben en Jujuy.

-¿Qué representó el regreso del festival presencial en Jujuy?

Para nosotros Jujuy es el corazón de todo: es un festival con temática andina, pero jujeño. Esta idea de realizarlo de dos formas nos permitió llegar al público jujeño con las películas, ir a las salas, impulsar al público a volver. Además el festival es totalmente gratuito, de manera que es una oportunidad enorme para el público poder ver películas que de otra manera sería imposible; no sólo por la época en la que estamos que hay poco cine, sino también por el hecho de que es un festival de cine andino compuesto por siete países. En general uno no ve las películas de los países vecinos: nosotros no vemos las de ellos y ellos no ven las nuestras. En este sentido es un trabajo muy gratificante poder hacer el festival y seguir en vigencia.

-¿Cómo viviste la experiencia del regreso del público a las salas?

Ver al público y compartir la energía que tiene cuando uno proyecta una película es increíble. Antes del festival vi todas las películas en mi casa. Y cuando hicimos la función inaugural con Karnawal casi me pongo a llorar. Hay escenas de mucha emoción que no sentí de la misma manera cuando las vi en mi casa. Antes que no ver nada, es preferible poder verlas de manera online. Pero no hay comparación posible con ir a la sala.

-Esta edición del festival tuvo 80 películas programadas. ¿Cuáles son los planes para 2022?

Todo está abierto. Siempre planteamos la posibilidad de ampliar la propuesta. Estamos pensando en incluir Animación como categoría competitiva. Pero depende de la producción que hubo: aunque la convocatoria tiene un período de dos años, que nos da la posibilidad de tener más películas, en 2020 casi no se filmó. En 2021 quizás se filmó más, pero todavía no se terminaron los proyectos. Por eso queremos ver el material que hay y evaluar si vale la pena pensar en otra ampliación.

Los festivales tienen estas características: se modifican y enriquecen a partir de las nuevas experiencias. Tuvimos esta experiencia mixta que no habíamos hecho anteriormente y ahora queremos seguir. Pero a partir de ahora hay que evaluar el tema de los derechos: debemos tener autorización para exhibir películas online. Requirirá más trabajo, habrá que interesar a los productores para que se pueda pasar la película aunque sea un día.

-Entre los argumentos para interesarlos, hay que destacar que el festival se constituyó en una experiencia única, de gran importancia para la región y como vidriera del cine andino…

Sí. La provincia tiene una política cultural muy interesante. Antes de la crisis sanitaria, tenía un festival de teatro internacional, con obras de teatro de gran calidad, programada antes de nuestro festival. También está la fiesta del estudiante que dura casi todo septiembre, con desfiles de carrozas y premios a los mejores diseños de carrozas y vestuarios. La provincia trata de transmitir cultura a través de las diversas actividades que se plantean.

-¿Qué pasó el día después del festival?

Hicimos un balance junto al director artístico, Daniel Desaloms y el equipo jujeño. El balance es súper interesante: en un momento así, que Jujuy tenga el tercer festival de cine de Argentina y que todo haya salido perfecto, es muy valioso.

Pero es importante saber que el festival no se hace en diez días. A lo largo del año se hacen proyecciones, cursos y talleres. Además, hay un laboratorio de cine y documental que cada vez tiene mejores proyecciones. Los proyectos se presentaron, trabajaron y perfeccionaron a lo largo del año y terminaron seleccionados en el INCAA para ser producidos. Eso da una idea de que hay un trabajo fructífero: en Jujuy el festival dura todo el año.

Julia Montesoro

Read Previous

Abierta la inscripción para Series Mania, que se realizará del 18 al 25 de marzo de 2022

Read Next

Dos proyectos argentinos serán subvencionados por la Universidad de Los Angeles para su preservación