Todo el cine y la producción audiovisual argentina en un solo sitio

DIRECCION EJECUTIVA: JULIA MONTESORO

Ana García Blaya exhibió «Las buenas intenciones» en San Sebastián: «Sé que la película es honesta»

La debutante Ana García Blaya tuvo una gran recepción del público en Horizontes Latinos con la comedia dramática Las buenas intenciones, un día después del pañuelazo que precedió al preestreno mundial de Que sea ley, de Juan Solanas, en la misma sección del Festival de Cine de San Sebastián.

Su ópera prima es el producto de un taller de guión realizado una década atrás con Pablo Solarz y de sus vivencias infantiles junto a su padre, Javier García Blaya, líder de una banda de música. La protagonista es Amanda, una niña que convive alternadamente con sus padres divorciados, junto a sus hermanos. Un día, su mamá propone una alternativa de vida fuera del país, lejos de la desprolija rutina de su padre. Y a Amanda esta propuesta la pone entre la espada y la pared.

El fallecimiento de su padre la impulsó a presentarlo a un concurso del INCAA, donde resultó premiado: “Como yo nunca pensé que acabaría rodando la película, en el guion fui totalmente sincera. Tras el premio mantuve el tono íntimo intacto y herí algunas susceptibilidades de mi entorno… pero al menos sé que la película es honesta”, explicó García Blaya a Diario del Festival.

Su antecedente como asistente de dirección le sirvió para definir con claridad qué buscaba en la película. El 90% de los que trabajaron en los rubros técnicos son mujeres: “Todas son profesionales, desde el departamento de Arte (que pudo representar los 90 de manera perfecta), a Vestuario o Fotografía. Todas amigas, y profesionales excelentes que conocieron, muchas, a mi padre y que se apoyaron en el material de archivo y fotos que teníamos en el inicio para desde ahí crear la estética y la atmósfera que queríamos capturar”, detalló la realizadora.

Las buenas intenciones es un tributo a las nuevas tecnologías que impusieron los 90: las videocámaras, los CD, los videoclips. También hay una deliberada estética de VHS, como huella dactilar que signó la infancia de la realizadora. “Mi padre solía filmar todo el tiempo, y muchas cosas aparecieron en la etapa de postproducción –reveló García Blaya-. Yo desconocía su existencia antes del rodaje. Dar con ellas lo resignificó todo. Fue como si mi padre me estuviese mandando ayuda. Yo trabajaba con él, editábamos juntos, filmábamos juntos. Fue algo mágico”.

Julia Montesoro (desde San Sebastián)

Julia Montesoro

Read Previous

«¿Quién mató a mi hermano?» (Estreno: 26 de septiembre)

Read Next

«Así habló el cambista» (Estreno: 26 de septiembre)

Most Popular