Todo el cine y la producción audiovisual argentina en un solo sitio

DIRECCION EJECUTIVA: JULIA MONTESORO

Reconocimiento para Lucrecia Martel: «Zama», entre las 10 mejores películas del siglo

Zama, de Lucrecia Martel, fue considerada una de las nueve mejores películas del siglo, de acuerdo con una lista de cien realizada por los críticos de cine del diario británico The Guardian. La mejor, de acuerdo al relevamiento, es Petróleo sangriento (2007), de Paul Thomas Anderson.

Basada en el libro homónimo de Antonio Di Benedetto, Zama tiene como personaje principal a Diego de Zama (interpretado por el español Daniel Giménez Cacho), un funcionario americano de la Corona que espera una carta del Rey que lo aleje del puesto de frontera en el que se encuentra estancado. Esa necesidad marca el ritmo de la trama y desborda de incertidumbre y ansiedad todo lo que vendrá después.

Esta es la lista de las primeras diez.

1) Petróleo sangriento (2007, Paul Thomas Anderson)

2) Doce años de esclavitud (2013, Steve McQueen)

3) Boyhood (2014, Richard Linklater)

4) Under The Skin (2012, Jonathan Glazer)

5) Con ánimo de amar (2000, Wong Kar-Wai)

6) Escondido (2005, Michael Haneke)

7) Todas las vidas, mi vida: Synecdoche New York (2008, Charlie Kaufman)

8) Luz de luna (2016, Barry Jenkins)

9) Zama (2017, Lucrecia Martel)

10) Team America Policía Mundial (2005, Trey Parker)

The Guardian calificó a Zama como “una extraña obra maestra”. Esta es la reseña del medio periodístico, en ocasión de su estreno.

“El horror y la desesperación se ciernen justo fuera del marco, o debajo de la superficie, o detrás de la cortina, de la misteriosa y onírica película de Lucrecia Martel, Zama. Es una película que le devuelve a Martel sus temas de culpa, sexo y vergüenza: su primera película, de hecho, desde la enigmática La mujer sin cabeza hace 10 años. Pero Zama, con su inquietante tempo y configuración de época, le da a sus ideas una nueva plataforma exaltada, una nueva grandeza teatral y formal.
Es la historia de Diego de Zama, un administrador del siglo XVIII al servicio de la España imperial, cuyas hazañas valientes en la batalla hace mucho tiempo le ganaron un cargo como magistrado en el puesto de avanzada brutalmente remoto de lo que ahora es Asunción, en el río Paraguay. Ahora espera sin cesar, frenéticamente, desesperadamente las noticias de la publicación más glamorosa y prestigiosa que una vez asumió que seguiría rápidamente y que lo reuniría con su esposa e hijos, dejados atrás años antes en Buenos Aires.

Zama es interpretado por Daniel Giménez Cacho, como un águila enjaulada. Está completamente solo, con un estipendio mediocre, y nada más que cultivar una sombría fascinación sexual con las mujeres locales y las caprichosas damas aristocráticas blancas de su propio círculo; su melancolía sexual es un tipo de anestésico para el pánico que de otro modo lo abrumaría. Zama también debe participar, hastiado, con timidez, en los deberes oficiales de la violencia estatal y el racismo: hacer cumplir la esclavitud de los pueblos indígenas. Como estadounidense, es decir, alguien nacido en América y no en España, Zama sospecha que él mismo es considerado como un segundo evaluador en el servicio. ¿Es por eso que ha sido olvidado, dejado en este pantano en llamas? No lo sabe y no tiene forma de averiguarlo.

Es una pesadilla despierta que es en parte parálisis existencial, en parte ensueño erótico. Martel ha adaptado la novela de 1956 del autor argentino Antonio di Benedetto, quien ha sido redescubierto en el mundo de habla inglesa desde que Esther Allen publicó su traducción para la edición NYRB Classics en 2000, con una introducción fascinante preguntándose si la evocación lúgubre oficial del libro La crueldad presagió el propio encarcelamiento y tortura de Di Benedetto a manos de la junta argentina 20 años después, en los años 70.

Zama es una historia que obviamente tiene algo de Beckett y Kafka, pero crea evocaciones preocupantemente plausibles del mundo real de su soledad cósmica y encarcelamiento burocrático. Y su desarrollo de parcela cada vez más importante y tóxico es borgiano. Los oficiales coloniales, preocupados por su incapacidad patente para mantener la paz, están aterrorizados por los rumores de un cierto bandido todopoderoso y legendario, Vicuña Porto. Finalmente, por pura rabia frustrada, Zama se unirá a una expedición militar ad hoc comprometida a capturar y matar a esta figura espectral, solo para sospechar que está más cerca de lo que nadie había imaginado. ¿Es Vicuña simplemente el fantasma de su propio cansancio y asco colonial?

Martel crea cuadros profundamente extraños de anhelo y alienación. Zama acecha furtivamente detrás de una roca, espiando a mujeres desnudas de la aldea tomando un baño de barro. Cuando uno grita “¡Voyeur!”, él lo persigue, la abofetea, en un gesto de arrogancia y rencor que se vuelve más patético por la falta de esa belleza patricia casada que está cortejando irremediablemente: Luciana Piñares De Luenga, interpretada terriblemente por la regular Lola Dueñas de Almodóvar. La diferencia entre su triste entorno parroquial y el refinamiento imaginado fanáticamente de España está siempre presente. En uno de estos salones espartanos, Luciana murmura: “Europa es mejor recordada por aquellos que nunca estuvieron allí”.

La película crea enérgicamente el disgusto del administrador colonial y la consternación reprimida: el Zama de Martel no está tan lejos del Don Lope De Aguirre de Herzog, o tal vez más cerca del Capitán Willard de Coppola, que viaja a las profundidades de la selva por orden de una potencia imperial. Pero la película de Martel encuentra un énfasis diferente del libro de Di Benedetto. Su enfoque no es solo en el colapso gradual y lamentable de Zama, sino en la violencia que está aplastando a todos. Aquí hay un tipo de orientalismo diferente: un occidentalismo, tal vez, un imperialismo exótico a los pueblos de las Américas hacia el oeste. Sus cuerpos están fetichizados: ya sea atados y encadenados, antes de ser golpeados y torturados, o desnudos y expuestos, de una manera que revela el horror de la transgresión de Zama, de dar paso a sus deseos que pueden atarlo aquí para siempre. A Zama le queda la carga de su tragicómico hombre blanco. Un mundo lleno de calor de deseo y derrota”.

Julia Montesoro

Read Previous

Celina Murga: «El FICER tendrá un enfoque de género»

Read Next

La coproducción «Monos» ganó el premio a la mejor película en Viña del Mar

Most Popular