Todo el cine y la producción audiovisual argentina en un solo sitio

DIRECCION EJECUTIVA: JULIA MONTESORO

Un informe sobre consumo audiovisual demuestra el crecimiento del uso de las plataformas

Se dio a conocer un informe sobre consumo audiovisual en streaming en Argentina, llevado a cabo por la organización no gubernamental Enfoque Consumos Culturales. Se trata de una entidad dirigida a la construcción y difusión de datos sobre consumos culturales, así como también con el asesoramiento a gestores/as culturales sobre investigación de públicos, comunicación, marketing y desarrollo de audiencias.

El relevamiento presenta los resultados de una encuesta basada en una muestra no-probabilística de 907 casos. Se trabajó con cuotas por edad, sexo y nivel socioeconómico.

El trabajo de campo en línea se realizó en noviembre de 2019.

El informe se puede consultar en Enfoque Consumos Culturales.

Algunas de sus conclusiones son las siguientes:

El consumo audiovisual en el hogar se diversifica por la integración de tecnologías recientes con otras ya arraigadas. Sobre todo, el uso de las plataformas aún se sigue combinando con la TV lineal: el 72% de los encuestados mira películas y series en canales de cable. De todos modos, los jóvenes tienden cada vez más hacia los consumos digitales.

Asimismo, la presencia de las plataformas en la vida cotidiana, que ya traspasael ámbito del hogar, ha aumentado la intensidad y la voracidad del consumo y ha dado lugar a nuevos conceptos como el binge watching, los atracones, los maratones. En efecto, la mitad de los encuestados mira series en streaming al menos cuatro veces por semana y un 23% ve contenidos durante más de siete horas durante el fin de semana. Esta modalidad de consumo, promovida por las mismas plataformas, también es parte de sus estrategias de marketing, que la presentan como una “nueva normalidad”.

La ubicuidad de las pantallas, con el smartphone como protagonista (60% de los consultados ve contenidos de plataformas a través de sus celulares) habilita además el consumo audiovisual en los intersticios de ocio de la vida laboral y extralaboral. Así, el 33% de los encuestados ve contenidos cuando se traslada por la ciudad y el 26% lo hace en su trabajo, con una inclinación mayor entre jóvenes.

La trasformación de los hábitos de consumo audiovisual implica, al mismo tiempo, la simultaneidad de pantallas y prácticas. El 30% de las personas encuestadas realiza con frecuencia otras actividades en otros dispositivos mientras ve contenidos en plataformas, como chequear emails o ingresar a sus redes sociales.

Por otra parte, los públicos comparten el consumo de series y películas con sus parejas, sus hijos y sus amigos, dependiendo de las tendencias en los diferentes rangos etarios. No obstante, tres de cada diez encuestados prefieren ver series en soledad y cuatro de cada diez admitieron haber cancelado planes con amigos y/o familiares para quedarse en sus hogares viendo contenidos en plataformas. Así, es posible sostener que el binging, la visualización fragmentada y en teléfonos móviles impactan en un consumo cada vez más individual, difícil de compartir.

Poniendo en discusión la ilusión de consumir “cuando quiero y donde quiero”, se observa que las plataformas de streaming audiovisual se constituyen en una suerte de “endogamia”, basada en la no neutralidad del algoritmo y en una política editorial que supone determinada organización y presentación de los contenidos.

Esta investigación aporta varios datos en este sentido. El 62% de los consultados se entera de los nuevos contenidos en la misma plataforma y el 39% por recomendaciones, o sea por personas que seguramente la vieron en el mismo sitio. Además, en el momento de definir qué serie o película mirar en streaming, el 74% no lo tiene resuelto con anterioridad y lo decide en función de las propuestas del algoritmo.

Por otra parte, la mitad de los encuestados asegura que sigue las propuestas según perfil (muchas veces + siempre). A esto hay que agregarle que un 20% está totalmente de acuerdo y un 54% algo de acuerdo con que las sugerencias personalizadas de las plataformas responden a sus gustos e intereses. En cuanto a los contenidos argentinos, a la hora evaluar la relevancia de su oferta en una plataforma, un 38% lo considera algo importante y un 31% muy importante. A su vez, en cuanto a las preferencias según país de origen, un 25% menciona películas y series argentinas. Respecto de la frecuencia, un 15% indica un consumo intensivo de contenidos argentinos y un 25% ve entre una y tres veces por semana.

Tanto el consumo esporádico como la no elección de contenidos nacionales aparecen principalmente justificados por la falta de interés o el aburrimiento y algunos puntualizan un desinterés por las temáticas o una posición crítica sobre las actuaciones. Asimismo, sobre la baja frecuencia, un 20% dice no haber encontrado algo nacional que le llamara la atención en la plataforma. Esto debe ser interpretado teniendo en cuenta que los algoritmos no son neutrales. Aunque parte de las estrategias de Netflix -la plataforma más usada y preferida por los encuestados- se base en la lógica global-local o glocalización, lo cierto es que, en el caso argentino, la presencia de contenidos nacionales es muy reducida y, además, en parte “ocultada”.

Redacción

Read Previous

El Festival CineMigrante exhibe gratis en línea películas de su mediateca

Read Next

«Hack&Pop», serie documental sobre el universo hacker, está disponible

Most Popular