Todo el cine y la producción audiovisual argentina en un solo sitio

DIRECCION EJECUTIVA: JULIA MONTESORO

Teatro: «La persona deprimida»

La depresión es una enfermedad moderna, un trastorno mental que se caracteriza por una profunda tristeza. David Foster Wallace, escritor y filósofo norteamericano que se suicidó en 2008 a los 46 años, convivió con ella por más de dos décadas. Ese padecimiento influyó en forma determinante en su obra literaria, caracterizada por su mirada crítica sobre la sociedad posmoderna, su deshumanización, el individualismo y la falta de empatía.

Considerado la mente más brillante de su generación, Foster Wallace dio a luz Encuentros breves con hombres repulsivos en 1999, al cual pertenece La persona deprimida, un texto breve, protagonizado por una mujer. Allí describe en tercera persona los diversos estadíos por los que atraviesa una mujer con depresión patológica. Daniel Veronese escogió éste y dos textos más (uno, llamado justamente Encuentros breves con hombres repulsivos y el otro de Marcus Lindeen, Los arrepentidos) para incursionar en una saga compuesta por temas provenientes de mundos íntimos, socialmente incómodos y emocionalmente dolorosos.

“La persona deprimida tenía un terrible e interminable dolor emocional, y la imposibilidad de compartir o articular su dolor era, en sí mismo, un factor que contribuía a su horror esencial”, apunta Foster Wallace al comienzo de su texto, para que no queden dudas de que se trata de una obra indisimulablemente impiadosa y opresiva.

María Onetto es la protagonista de La persona deprimida, título que aunque se repite en forma recurrente a lo largo del monólogo, como si se hablara de un ajeno, inequívocamente alude a las vivencias del autor. El tono contenido de Onetto, con un dejo de melancolía, propone un universo dramático que no precisa ser subrayado con la frase desbordada ni el movimiento ampuloso. La puesta (escenario, mesa y silla blancas; vestuario íntegramente negro), austera y sin matices cromáticos llamativos, va en el mismo sentido.

En el recorrido de aquellos conflictos íntimos que devinieron o potenciaron el trauma (la separación paterna, la pelea por no pagar la ortodoncia infantil; la conformación de un círculo de ayuda a quien acudir en caso de urgencia; el suicidio del terapeuta, tan simbólicamente autoprofético; la culpa, y nuevamente la culpa) hay una sutil pero inevitable transferencia del autor al espectador. Imposible no salir perturbado, interpelado, tras visitar esos territorios tan ajenos y a la vez, cercanos.

Norberto Chab

FICHA TECNICA

Autor: David Foster Wallace
Versión teatral: Daniel Veronese
Dirección: Daniel Veronese
Intérprete: María Onetto
Asistente de dirección: Gonzalo Martinez
Diseño de imagen: Estudio Papier
Iluminación: Ricardo Sica
Diseño espacial: Daniel Veronese
Fotos: German Romani
Prensa: Marisol Cambre

Producción: t4 / Jonathan Zak & Maxime Seugé

La persona deprimida. Timbre 4 (México 3554). Sábados a las 22.30 hasta el 28/3. Domingos a las 18.30 el 29/3 y desde el 12/4 hasta el 31/5.

Norberto Chab

Read Previous

Ciclo de cine dirigido por mujeres, en la Fundación SAGAI

Read Next

Podcast «50 mujeres de cine argentino en 2020»: disponible el Episodio 6, Annamaría Muchnik

Most Popular