Todo el cine y la producción audiovisual argentina en un solo sitio

DIRECCION EJECUTIVA: JULIA MONTESORO

Exclusivo: Carlos Sorín cuenta cómo será su nueva película, producida por Netflix

Carlos Sorín concluyó casi secretamente El cuaderno de María, una ficción basada en la historia real de María Vázquez y su libro El cuaderno de Nippur, protagonizada por Valeria Bertuccelli y Esteban Lamothe, acompañados por Mauricio Dayub, Malena Pichot, Diego Reinhold, Diego Gentile, Mónica Antonópulos, Romina Rico, Ana Katz, Ana Pauls y Fabián Arenillas.

María Vázquez era una arquitecta, artista plástica y bloguera, que mientras atravesaba los últimos siete meses de su enfermedad terminal le escribió un cuaderno a su hijo Nippur –entonces de 3 años-, con sus reflexiones y sensaciones sobre el amor, la vida y la muerte. Ante la inminencia de su fallecimiento -el 21 de abril de 2015- ella misma autorizó la publicación de ese cuaderno en formato de libro, que se convirtió el best seller.

La película de Sorín, además, tiene otra particularidad: es una producción conjunta de Pampa Films con Netflix, en lo que podría considerarse la primera producción de un largometraje en la Argentina de la plataforma internacional.

El cuaderno de María está en la etapa de posproducción. Se prevé tener la versión final para mediados de marzo.

Carlos Sorín habló en forma exclusiva por primera vez de El cuaderno de María en GPS audiovisual radio.

-¿Cómo es el proceso de adaptación de un best seller, además con una historia que impactó tanto en redes sociales?

El problema que tenía esta película era la intensidad de su drama. Y al mismo tiempo, la forma de ser tan particular de la protagonista. Fue muy difícil conservar el equilibrio para que la película funcione, emocione y no tenga golpes bajos. Es muy fuerte desde el enunciado: una madre que se está muriendo le escribe a su pequeño hijo. Además, el tema del cáncer es universal: todos tenemos a alguien afectado más o menos cercano, la experiencia traumática la conocemos. A partir de allí, sin subrayar el tono, elaboré el guion. Me propuse no remarcarlo, no apabullar al espectador con la emoción. Por supuesto, es un tema muy cercano a la gente. No solo el de la muerte: se trata de hablar del cáncer, de una persona joven con una muerte injusta, de la relación madre-hijo. Son temas muy intensos, a los que traté de no cargar las tintas.

-¿Cuál fue el punto de partida?

El cuaderno es el motivo fundamental por el cual hicimos la película. Es muy heterogéneo, divertido y emocionante. Es imposible no llorar al leerlo. Porque aparte del carácter desenfadado de la protagonista, y su humor sarcástico ante el drama, en el cuaderno está la clave de todo. La obra original es un cuaderno que ella escribió para su hijo, y que no estaba hecho para publicar. Allí estaban sus consejos, para que de alguna forma la recordaran. Después de su muerte se publicó y tuvo un éxito editorial notable, pero inicialmente está escrito para un niño.

-¿Cuánto hay de ficción?

No mucho. Trabajamos con los verdaderos protagonistas durante más de un año, y todo lo que está en la película es bastante fiel a lo que pasó. Por supuesto que hay limitaciones porque la ficción tiene sus reglas. Pero los textos (también los tuits, y además ella era muy bloguera) son de ella.

-¿Cómo convertir un material de redes sociales al tono cinematográfico?

Es imposible contar una historia contemporánea que no tenga que ver con las redes sociales. Uno no se puede evadir de eso: es excluyente.

-¿Que tiene de diferente este proyecto con respecto a tu obra?

Es mi primera película que hago por encargo. Generalmente mis obras fueron generadas por mí o por mis socios. Para bien o para mal, siempre fui el gestor de la idea. En esta película no. Supongo que a mí no se me hubiese ocurrido filmar esta historia. Pero al ver el resultado, estoy contento de haberla hecho. También es cierto que varias veces me propusieron hacerla y dije que no porque era realmente angustiante.

-¿Qué te hizo revisar la respuesta? ¿Qué elementos en común tiene con tus películas anteriores?

La relación entre padres e hijos. Es casi una constante. Y en las últimas está muy presente. Esta, evidentemente, es la historia de una madre con su hijo. En un contexto muy dramático, pero lo es.

-¿Como fue el trabajo con los actores?

No tengo ningún método. Mi relación con ellos es a pura intuición. Y siempre dejo abierto el recurso de la edición. Allí, uno puede ayudar a construir la actuación (también a destruirla, claro). Tuvimos un casting hecho por gente profesional, y el resultado fue maravilloso. Hay películas que nacen con los planetas alineados: esta es una. Ese es un aspecto fundamental, porque es una película de actuación.

-Es tu primer trabajo para una plataforma de alcance global.

Me parece que el futuro está allí. Las formas tradicionales van a quedar muy relegadas, especialmente para un cine de autor, con una obra artesanal e independiente. Ahora que están apareciendo las nuevas plataformas grandes (Disney, Amazon o Apple), el cine se va a ver de otra manera: en tu casa o en el colectivo con un celular.

Al mismo tiempo, el otro cambio es la serie. Se van a terminar imponiendo. Enganchan. No solamente un capítulo con otro, sino una temporada con otra. Eso no pasa con una película.

-¿Te afecta el cambio de paradigma?

Es la realidad. De todas formas, no haría series. Si hacer una película de 95 minutos me destruyó, sería incapaz de soportar los 15 capítulos de una serie.

-No te gusta ese formato donde las historias se estiran.

Ni siquiera es cuestión de gustos: no estoy práctico, se escapa de mi oficio. En general mis películas son cortas: ¡para llegar a los 90 minutos estiro los títulos del final! (risas) Mis grandes historias son muy simples: tienen que ver con la estructura de un cuento, no de una novela. Me siento bien cuando transcurre el tiempo real de la historia breve: dos o tres días, una semana. Nunca haría una película épica, donde pasen los años.

-El año pasado se decía que tenías dos proyectos de series.

Avancé un poco en un guion sobre Cromañon, por encargo. También hay otro proyecto sobre el perito Moreno. Están ahí: si en una serie no tenés el apoyo de una plataforma, ningún productor se va a animar a hacerla. Es una inversión muy grande.

-¿Tenés algo a la vista?

No, ahora no tengo ningún proyecto. Terminar Los cuadernos de María y descansar. Y cortar el pasto de mi casa, que está un poco largo.

Julia Montesoro

Julia Montesoro

Read Previous

«Manual de cine de género»: ya está disponible su versión digital para descargar

Read Next

Sebastián Muñoz estrena «El Príncipe»: «Siempre supe que quería hablar del deseo de amar»

Most Popular