“Viaje a los pueblos fumigados”

En su octavo largometraje testimonial sobre problemáticas argentinas del siglo XXI –saga que arrancó en 2004 con Memoria del Saqueo-, Fernando “Pino” Solanas lleva al espectador por las provincias de Buenos Aires, Entre Ríos, Santa Fe, Córdoba, Salta, Chaco y Misiones, en una recorrida que abarca esencialmente las regiones que producen soja, cereales, hortalizas y frutas. La cámara y la voz del propio Solanas ofician como hoja de ruta de la película, mientras los testimonios de pobladores, médicos, productores, técnicos, maestros, científicos y agricultores van configurando un dramático mapa sobre los devastadores efectos de los agrotóxicos en la población, que además, queda expuesta frecuentemente a la contaminación de las fumigaciones. Este Viaje a los pueblos fumigados dura poco más de noventa minutos, el tiempo suficiente para exponer una situación de inquietante actualidad. Julia Montesoro

Estreno: 3 de Mayo

Reflexiones del director, a propósito de su nuevo documental:

«Las consecuencias sociales del cultivo intensivo de soja transgénica con agrotóxicos, fueron el desmonte de millones de hectáreas de monte nativo, monocultivo, éxodo rural. La población quedó expuesta a la contaminación de las fumigaciones. El control sanitario en nuestro país es inexistente porque no se controlan los centros de producción.Tampoco hay programas de investigación en hospitales y universidades sobre sus efectos en el organismo. Los testimonios recogidos demuestran que una parte de la población está contaminada con agrotóxicos, a lo que se suman los efectos nocivos de alimentos producidos con sustancias químicas: conservantes, colorantes, antibióticos, hormonas.
Hoy se produce con pesticidas no solo cereales, sino hortalizas y frutas. La más inocente ensalada ha sido rociada con 10 a 15 pesticidas y no hay control. La publicidad “vende” los alimentos por lo que aparentan y no por lo que son. Se compra por lo que se ve y se consume sin saber lo que se come. Aunque se coma en casa, el peligro de contaminarse existe porque nadie sabe qué está comiendo ni cómo o con qué se hizo». (Fernando «Pino» Solanas)

…………………………………………….

Julia Montesoro

Read Previous

«Una ciudad de provincia»

Read Next

«Yo, Sandro. Mi vida»