«Los cuadros al sol»

Entre tantos paisajes exóticos que componen la geografía argentina, a 12 km de Macachín, en la provincia de La Pampa, se encuentran las Salinas Grandes, al pie de la Patagonia. En aquel lugar, durante buena parte del siglo pasado, hubo una colonia de aproximadamente seiscientos habitantes que trabajaban para una empresa que explotaba el recurso salinero. La misma empresa había proveído de vivienda gratuita a aquellos habitantes, sin tener que pagar la luz, el agua o el gas, a cambio de su trabajo en la fábrica. De este modo las familias comenzaron a asentarse en este idílico lugar, en el cual crecieron varias generaciones.

Los cuadros al solEn los años setenta comenzó a cambiar la relación entre el patrón y el obrero a lo largo y a lo ancho del país, por lo que la fábrica de Salinas no fue la excepción. Al entrar en conflicto con los dueños de la empresa, los trabajadores decidieron emprender una huelga que duró más de tres meses, hasta que finalmente, por decisión de la empresa, tuvieron que abandonar sus casas para mudarse a Macachín, en donde les ofrecían la construcción de un nuevo barrio para poder trasladar la fábrica a esta localidad.

El documental, dirigido por Arian Frank, muestra el desarraigo y la nostalgia que sienten los que solían habitar Salinas Grandes al volver a recorrer los lugares en donde pasaron muchos años de sus vidas. En Salinas había una pequeña comunidad en donde todos vivían más o menos de la misma forma, solidarizándose unos con otros, siendo casi una gran familia. No solo se trató de mover a una población estable de lugar, haciendo desaparecer un sentido de pertenencia, sino que se llegó a destruir y demoler las casas del poblado y hasta su escuela, algo que generó mucho dolor e impotencia en los salineros.

La nostalgia acompaña cada paso de los que hoy visitan la antigua colonia. Algunos, en cambio, prefirieron no volver allí para no ver un pueblo abandonado que hoy está cubierto de vegetación. Sin embargo, a lo largo del film, dicha nostalgia nos remite a un tiempo pasado del que solo han quedado algunas casas venidas abajo, fotos, y los recuerdos de los que dieron su testimonio en este documental. (Por Lucía Chab)

Julia Montesoro

Julia Montesoro

Read Previous

«A puro gesto»

Read Next

«Aventurera»