spot_img
spot_img

Todo el cine y la producción audiovisual argentina en un solo sitio

DIRECCION EJECUTIVA: JULIA MONTESORO

Un documental español revelará la vida y la trágica muerte del galán más importante de la historia del cine argentino

La vida trashumante y la trágica muerte del galán más importante de la historia del cine argentino, el casi desconocido Jorge (George) Rigaud, será llevada al documental: el director y guionista andaluz José Manuel Serrano Cueto lleva adelante el proyecto Osario Norte y presentará un adelanto en el Festival de Málaga.

Osario Norte es un documental sobre como el director y guionista José Manuel Serrano Cueto descubrió que en la ciudad donde vive, Leganés, estaba enterrada una leyenda del cine: Jorge Rigaud, estrella absoluta del celuloide en su Argentina natal, Francia y España, quien falleció en el municipio madrileño en 1984, olvidado por todos, en soledad y tras sufrir un accidente en extrañas circunstancias.

La película, aún en proceso de posproducción, cuenta con el actor Pedro Casablanc como conductor. La sección 5 minutos de cine del Festival mostrará el primer adelanto de este largometraje.

Nacido en la Argentina en 1905, a los ocho años Rigaud (su nombre real era Pedro Jorge Rigato Delissetche) se trasladó con su familia a Francia. Al cumplir 25 años, trabajó en las primeras producciones del cine sonoro bajo las órdenes de Paul Fejos, René Clair o Max Ophüls, entre otros. Desde allí se trasladó a Hollywood, donde fue dirigdo por Henry Hathaway en Spawn of the North (1938). Retornó a Francia y durante la ocupación nazi decidió volver a la Argentina.

Entonces inició una nueva vida: entre 1941 y 1966 filmó 25 películas –muchas de ellas, comedias románticas- y en casi todas fue protagonista. A lo largo del tiempo, Rigaud se erigió en el galán de las actrices más importantes del momento, como Libertad Lamarque, Zully Moreno, Tita Merello, Lolita Torres, Mecha Ortiz, Alicia Barrié, María Duval, Elisa Christian Galvé, Pepita Serrador, Olga Zubarry, Fanny Navarro, Zoe Ducós y Tilda Thamar, entre otras. Su imagen quedó inmortalizada como el protagonista masculino de las grandes historias de amor del cine de los años 40 y 50.

Entre sus títulos más destacados se cuenta Hombres y mujeres de blanco (Enrique Carreras, 1962); Escuela de campeones (Ralph Pappier, 1950); La trampa (Carlos Hugo Christensen, 1949); Casa de muñecas (Ernesto Arancibia, 1943); Eclipse de sol (Luis Saslavsky, 1942); Vidas marcadas (Daniel Tinayre, 1942) y su primera película argentina, Último refugio (John Reinhardt, 1941). Entre otros realizadores, también trabajó con Hugo Fregonese, Julio Saraceni, Enrique Cahen Salaberry y el prolífico Leo Fleider.

En 1957 se radicó en España, en donde se hizo popular por sus trabajos en El día de los enamorados (1959) y Vuelve San Valentín (1962), ambas de Fernando Palacios. En las dos décadas sucesivas rodó a un ritmo inusual de diez producciones por año, entre España y Francia. Se calcula que participó en doscientas películas hasta su retiro, en 1977.

Jorge Rigaud vivió su ocaso solo, olvidado y desatendido por el sistema sanitario del Hospital Provincial de Madrid, después de ser atropellado por una motocicleta en la Gran Vía, en enero de 1984. En la institución le diagnosticaron una contusión en su pierna izquierda y fue dado de alta en seguida. Al día siguiente se desvaneció en la calle. Fue trasladado de urgencia en el mismo hospital, donde su estado empeoró, al punto que perdió el habla y la memoria. Seis días más tarde de ese segundo ingreso, las autoridades médicas le requirieron que abandonara inmediatamente el centro, con el argumento de que su cuadro era producto de la edad (tenía 78 años). De allí fue trasladado a un geriátrico privado de Leganés, donde falleció una hora después de su ingreso.

Llamativamente, su nombre se fue desvaneciendo con el tiempo, aunque por más de dos décadas fue una figura estelar del cine argentino.

Foto principal: Jorge Rigaud y Libertad Lamarque en «Eclipse de sol».

Related Articles

GPS Audiovisual Radio

NOVEDADES