Todo el cine y la producción audiovisual argentina en un solo sitio

DIRECCION EJECUTIVA: JULIA MONTESORO

El archivo oculto de Aída Bortnik, revelado y abierto al público

Durante años la guionista Aída Bortnik atesoró en cajas de cartón corrugado los guiones de los que fueron grandes éxitos, algunos que aún hoy resultan inéditos, fotos, cartas, borradores, grabaciones de audio, y todo el material que suele tener una profesional. Tras su muerte -el 27 de abril de 2013-, las cajas de Aída quedaron en manos del director Juan José Campanella y del guionista Fernando Castets, sus alumnos, sus amigos, su familia elegida como le gustaba decir.

Hasta que un día, en una de las tantas reuniones de amigos entre quienes estaban la periodista Patricia Molina, la productora Silvana Di Francesco, la directora de casting Gabriela Fantl y la licenciada en letras Teresa Téramo decidieron que era hora de hacer algo y develar el misterio. Al abrirlas, se encontraron con un material que hace a nuestra historia, a nuestro patrimonio cultural, y comenzaron la maratónica tarea de clasificarlo.

Presentaron el proyecto al programa del Ministerio de Cultura de la Ciudad y recibieron apoyo en 2017 para poder realizarlo. El objetivo: difundir y compartir con la comunidad la producción intelectual y artística encontrada en más de 70 cajas que dejó Aída Bortnik, una de las mayores referentes de la cultura argentina y de amplio reconocimiento intelectual, considerada la mejor guionista del cine nacional tras consagrarse La historia oficial (1985) como Mejor Película Extranjera en los premios Oscar y estar nominada, a su vez, como Mejor Guionista por la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos. El catálogo estará abierto al público desde el 3 de octubre en el Museo del Cine Pablo Ducrós Hicken (Agustín R. Caffarena 51).

“Quiero compartir la emoción de estar acompañando este proyecto que nos parece indispensable no sólo por rescatar la obra de una artista tan cabal, porque además de guionista era escritora y maestra; sino porque es un ejemplo de la importancia del archivo y, sobre todo, de la memoria. Quiero también destacar el trabajo que hacemos desde el Museo del Cine al respecto. Y la verdad, es que poder acompañar este tipo de proyecto, que a su vez puede ser de inspiración para otros de este estilo, nos llena de orgullo y nos pone muy contentos”, sostuvo el ministro de cultura de la Ciudad Enrique Avogadro durante la presentación que se llevó a cabo el sábado 24 de agosto en el Teatro San Martín.

Por su parte, Molina destacó el compromiso con el que fue realizado el trabajo. “Es una alegría homenajearla presentando el catálogo. Hicimos esto con mucho amor, fue una aventura literaria, periodística y teatral. Nos propusimos clasificar, enumerar, y describir cada uno de los documentos que encontramos en las cajas. Hasta el papel más chiquito! porque si ella lo guardó alguna importancia tenía. El objetivo no es sólo que sea material de consulta sino que cualquier persona tenga acceso a esta información, que cualquiera que quiera indagar sobre el proceso creativo de un autor, en este caso Aída, lo pueda hacer porque la obra de ella es nuestra. Es patrimonio cultural de todos los argentinos y tenemos que tener derecho a poder acceder a ello”.

Entonces, Gabriela Fantl, su compañera en esta aventura recordó una anécdota: “Hace unos días estaba en un bar y en la mesa de al lado había un chico que estaba hablando con una actriz a la que trataba de convencer de que trabaje en su proyecto y le decía: ‘Este guión le gustó a Aída y yo soy su nieto del corazón’. No sé si era verdad, pero que lindo que él lo pudiese sentir como un aval”. 

Las palabras siguieron de la boca de Téramo quien exclamó: “Todos los que estamos acá estamos porque estamos agradecidos con Aída. Y en un mundo donde todo tiene precio que lindo es saber dar gracias! Yo agradezco haber podido compartir un taller con ella. Recuerdo una frase que nos decía y que la describe: ‘A escribir se aprende escribiendo’. Y Me la imagino a ella, porque como ella misma lo describe en el prólogo de Caballos Salvajes: la vida es movimiento. Y Aída fue una persona que trabajó hasta último momento. Fue una mujer que atravesó muchas épocas y siempre con una gran coherencia”. 

Quien sumó otra anécdota fue Di Francesco:“Durante dos años fui a su casa a estudiar guión. Nos exigía muchísimo. Fue un gran parte de mi vida. Y poder abrir sus cajas, esas que yo veía cada vez que iba, fue un privilegio maravilloso”. Y reflexionó en voz alta al tiempo que le agradeció a la familia de la guionista permitirle “poner las manos en su tesoro”: “Este es un proyecto que nació del amor que le tenemos”. 

“El mérito es de ellas que desarrollaron el proyecto y trabajaron sin descanso para que hoy podamos tenerlo en nuestra manos. Pero quiero destacar el programa de Mecenazgo que permite que muchísimos proyectos culturales puedan realizarse año a año. En 2018 fueron 616 proyectos que recibieron apoyo económico para poder llevarse adelante. Por supuesto, de diferente naturaleza y disciplinas artísticas. Esto es una invitación a que se entusiasmen recorriendo el catálogo de Mecenazgo porque estoy seguro de que van a encontrar otras joyas”, resaltó el ministro de cultura.

Julia Montesoro

Read Previous

Tres preestrenos argentinos en el 10º Green Film Fest, que comienza el 29 de agosto

Read Next

La última entrevista a Max Berliner, quien murió a los 99 años

Most Popular