Todo el cine y la producción audiovisual argentina en un solo sitio

DIRECCION EJECUTIVA: JULIA MONTESORO

Carmen Guarini, directora del DOC Buenos Aires: «Haremos la muestra sin bajar la exigencia sobre la programación»

El martes 27 comenzará la 20º edición del DOC Buenos Aires, Muestra Internacional de Cine Documental de Buenos Aires, que se extenderá hasta el sábado 31. Como desde su creación, su directora general es Carmen Guarini. Sin embargo, esta no será una versión como las anteriores: por un lado, la pandemia obligó a reinventar una logística puramente virtual sin resignar la calidad de la muestra. Por otro, no estará con ella el otro fundador de la muestra, Marcelo Céspedes, fallecido en mayo último.

De manera inesperada y vertiginosa, Carmen Guarini debió tomar decisiones urgentes para que la muestra no corra riesgos de postergación y además, mantuviera una programación atractiva y novedosa.

-¿Cuáles fueron los principales desafíos que hubo que enfrentar?

Este es un año complicado y para nosotros mucho más, por la pérdida de Marcelo (Céspedes), el creador del festival. Se hizo duro tomar la decisión de hacerlo. Pero decidimos no saltearlo. Resolvimos no hace mucho hacerlo en forma virtual. Y también porque queríamos hacerle un homenaje a Marcelo. Sorteando las dificultades económicas, gracias al apoyo enorme de un montón de amigos que nos están ayudando. Y con el aporte invalorable del director artístico, Roger Koza, que hizo un trabajo extraordinario. Sin bajar la expectativa ni la exigencia de las películas que queremos mostrar. Sin traicionar los principios de la muestra. Esto es lo más maravilloso: poder hacerlo casi en las mismas condiciones a nivel de películas.

-¿Sobre qué ejes decidieron poner el foco en esta edición?

Primero, vamos a hacer un homenaje a Marcelo Céspedes, pasando películas de distintas épocas. Incluimos dos cortomertrajes de enorme actualidad. Uno es Los totos, al estilo de Tire dié, sobre chicos de barriadas pobres en San Fernando. El otro es Por una tierra nuestra, sobre la toma de tierras. Fue el inicio de la carrera de Marcelo, un hecho muy importante. Y también exhibiremos su último opus, La ballena va llena, de la última etapa de su vida, en la que trabajó la perspectiva de la plástica.

Tendremos varios estrenos mundiales, como 4tro v3int3, de Raúl Perrone. Con una curiosidad: abrimos y cerramos la muestra con una película de Perrone. Habrá una sección que se llamará Cineastas de nuestro tiempo. Presentaremos una serie de películas muy provocativas, como El triunfo de Sodoma, de Goyo Anchou. Habrá varios focos, como uno inédito de Otávio Almeida, el descubrimiento de un director brasileño notable. Haremos un reencuentro con un Florent Marcie, un cineasta de combate, que filma en combate, para volver a ver sus películas.

Habrá un programa sustancioso, con charlas con los directores y entre otras cosas, con un encuentro con el actual secretario de redacción de Le cahiers du cinema.

-¿Qué características tendrá el festival para el espectador?

La peculiaridad es que vamos a tener cuatro salas virtuales: la del festival (docbsas.com.ar), la de DocuDAC (dac.org.ar/docudac), la del Instituto Francés (ifargentine.com.ar) y Sala Lugones Virtual (a web del Complejo Teatral de Buenos Aires complejoteatral.gob.ar).

Vamos a tratar de exhibir las películas en diferentes funciones. Las películas se exhibirán en los horarios en que están en la grilla. Y si no te la perdiste.

Hay mucho para ver y al mismo tiempo es un número de películas completamente abordable. No nos interesan esos festivales de 200 películas. Nos gusta que se mantenga esa idea de no competitividad: no es casualidad que no sea competitivo. Lo interesante es hablar de las películas, analizarlas y disfrutarlas, no hacerlas competir.

-¿Hay alguna película que integre el podio de tus elegidas, de ésas que recomendarías?

Ay …me lo preguntan siempre… Y yo digo son todas elegibles. Depende del gusto del consumidor. ¡Hay tanta variedad! Se trata de mostrar que no importa sobre qué películas caigas, igual vas a estar bien.

-¿Qué debe tener un documental para que te sorprenda? O dicho de otro modo, ¿cuáles son los documentales que más llaman tu atención?

Lo primero es que me tiene que conmover. Al mismo tiempo, me interesa mucho aquellos que trabajan sobre narrativas más desestructuradas y al mismo tiempo contienen lo que están contando. A veces son películas que no podés explicar: te movió una fichita interna y aunque sea minúscula saliste pensando, como modificado. Puede ser imperceptible, pero una imagen, un personaje, una forma de narrar, te modifica. Me interesan esas narrativas que te conmueven…¡o te incomodan! También eso es bueno.

-Hace 20 años creaste un Festival que no existía. Sobre un tipo de cine, el documental, que no tenía el desarrollo y la trascendencia que tiene ahora. ¿Qué imaginabas que iba a pasar cuando hicieron esa primera edición con Marcelo Céspedes?

No sabíamos adónde nos iba a llevar, pero nos propusimos mostrar las películas que queríamos hacer. Queríamos formar un público para que entendiera esas películas. Ese sería el log line.

Julia Montesoro

Read Previous

«La casaca de Dios», serie en desarrollo cuya producción comenzará en 2021

Read Next

Diego Sabanés, premiado en la Semana del Corto de Madrid por «El chico del tren»