El Cine Móvil celebró sus veinte años de actividad en el Festival de las Alturas

El programa Cine Móvil del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) celebró en la provincia de Jujuy veinte años de actividad, junto a organismos culturales de distintas ciudades del país, como parte del Festival Internacional de Cine de las Alturas 2018.

Con el objetivo de difundir el cine argentino como instrumento para la promoción de la diversidad y el fortalecimiento de la identidad local y nacional, los cinemóviles proyectan en los pueblos del país alejados de los centros urbanos y que no cuentan con salas de cine. En dos décadas, recorrieron 3,6 millones de kilómetros en las 24 provincias, en las que se realizaron 50 mil proyecciones públicas y gratuitas en escuelas, plazas, centros comunitarios, instituciones y organismos, de las que participaron cinco millones de nuevos espectadores.

Como parte de las celebraciones por el vigésimo aniversario, 17 cinemóviles recorrieron 26 departamentos de toda la provincia de Jujuy, acompañados del realizador Juan Pablo Zaramella (foto). “Es un honor ser padrino de este programa cuando se cumple un aniversario tan importante. Y como tal, espero recorrer todas las provincias junto al Cine Móvil, porque es una experiencia hermosa y es algo que me enorgullece”, expresó el autor de “El hombre más chiquito del mundo”, quien estuvo presentando su obra en esa provincia.

La función inaugural se llevó a cabo en Maimará. Se trató de “Esperando la carroza”, de Alejandro Doria, que se rodó los cerros de La Paleta del Pintor. Para la actividad se presentó una de sus protagonistas, Mónica Villa. El cierre fue en Ciudad Cultural de San Salvador de Jujuy, con proyecciones en simultáneo en el autocine y en el playón principal de “El motoarrebatador”, de Agustín Toscano, que fue antecedida de un concierto de bocinas bajo la guía de la reconocida compositora Carmen Baliero.

“Este es un programa muy querido, que tiene un verdadero carácter federal y que integra muy bien a nuestro país. Agradezco a los cinemovileros porque desempeñan una gran función, que es la de llevar el mensaje del cine argentino a todos los rincones de nuestro territorio, no sólo como proyectoristas, sino también como técnicos, educadores, gestores culturales y hasta fiscalizadores, porque son quienes cortan las entradas”, señaló el subgerente de Desarrollo Federal del INCAA, Santiago Rosso.

Como parte del Festival Internacional de Cine de las Alturas, se realizó una proyección especial del documental “Secreto a voces”, de Misael Bustos, que fue presentada por el secretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación, Claudio Avruj, quien hizo entrega de varias copias de la película a los cinemovileros “para poder difundir en todo el país una problemática tan sensible como lo es el robo de bebés, de identidades, y poder contarlo a través de una herramienta muy importante como lo es el cine”.

En el Programa Cine Móvil del INCAA, en muchos de sus recorridos incluyen también capacitaciones a los espectadores, a través de talleres de realización, edición o de guión. De esta manera, no sólo llevan el cine a los pueblos, sino que también ayudan a que el público pueda contar también sus historias con sus propias herramientas, que luego se proyectan en la pantalla grande.

 

 

Julia Montesoro

Read Previous

Homenaje a Salvador Sammaritano al conmemorarse diez años de su fallecimiento

Read Next

Daniel Burak, codirector de «Disculpas por la demora»: «Es una historia de redención y reconciliación»